Crema para arañas vasculares

Las arañas vasculares también conocidas como varices, se presentan en la piel como producto de algún tipo de obstrucción en la circulación sanguínea, sedentarismo, factores hereditarios, una prolongada exposición al sol sin protección, embarazo, estreñimiento, sobrepeso, malos hábitos alimenticios y abuso de drogas o alcohol.

. Las arañas vasculares abarcan un área considerable del cuerpo en la que se encuentren. Como su nombre lo indica, se trata de ramificaciones de color rojizo que a veces pueden ser leves o más intensas tornándose moradas.

eliminar arañas vasculares

Generalmente, las arañas vasculares aparecen en las piernas en las zonas de los muslos, tobillos y en algunos casos en la cara. Existen varias opciones sobre cómo disimular las arañas vasculares, algunas de ellas en crema o apósito de formulación farmacéutica y casera.

¿Quieres saber más acerca del tratamiento natural y cremas caseras que pueden ayudarte con las várices? Lee a continuación.

Arañas vasculares en la cara

Aunque las arañas vasculares en la cara no son dolorosas, sí son molestas porque alteran la estética facial. Para mejorar la apariencia de la delicada piel de esta zona, se recomienda aplicar cremas con alto contenido en vitaminas A y K durante las mañanas y en las noches por un período mínimo de dos meses.
Los activos de estas vitaminas permiten regenerar las capas y tejidos de la piel, que hacen que luzca flexible, sana y disimule las arañas vasculares.

Crema para arañas vasculares en las piernas

Existe una crema casera para arañas vasculares a base de aguacate y aceite de rosa mosqueta que combate eficazmente las secuelas de las arañas vasculares en la piel, ya que dado la gran cantidad de nutrientes y antioxidantes que aportan, logran disimularlas y reducir su incidencia.

Para elaborar esta crema necesitas la mitad de un aguacate para unirlo con 10 gotas de aceite de rosa mosqueta. Es importante tomar la pulpa del aguacate, sobre todo las partes que están pegadas al hueso de la fruta, pues es allí, donde se halla concentrada la mayor cantidad de nutrientes.

La idea es conseguir una pasta homogénea, por lo cual es importante triturar el aguacate y agregar las gotas de aceite hasta que queden bien mezclados y la crema tenga una contextura lisa.

Una vez que la crema esté preparada se aplicará en la zona donde están presentes las arañas vasculares y dar masajes suaves en sentido contrario a las agujas del reloj, alrededor de 15 minutos. Después de este tiempo, se debe retirar la crema con agua natural e inmediatamente se percibirá una piel radiante e hidratada, debido a que esta crema ayuda a reactivar la circulación.

La aplicación de esta pomada se recomienda tres veces a la semana durante 3 meses para notar mejorías en la piel y es especialmente útil después de la depilación. Después de este tiempo se puede aplicar una vez como mantenimiento de la zona.

Arañas vasculares: tratamiento natural

Un tratamiento casero para activar la circulación y tonificar la piel es el vinagre de manzana. Para disfrutar de sus beneficios, se debe aplicar diariamente en la zona donde estén las arañas vasculares. Solo necesitarás de una toalla con un poco de vinagre y empezar a masajear durante 20 minutos.

Para evitar las arañitas puntuales que aparecen en las piernas, es recomendable acomodarlas con una almohada durante las horas de sueño para que tengan una posición más elevada que el resto del cuerpo.

Conclusión

Las arañas vasculares generan un aspecto indeseado y poco estético en el área de la piel donde aparecen. Existen cremas para combatirlas de formula química o natural que necesitan aplicarse constantemente, para atenuar la presencia de las indeseadas arañas.

Para quienes buscan soluciones más rápidas, hay métodos con láser o inyecciones de químicos específicos para hacerlas desaparecer, aunque por lo general estos tratamientos son un poco dolorosos.

Si eres una persona propensa a padecer de arañas vasculares, a la par del tratamiento o crema a escoger, debes considerar adoptar una serie de hábitos para disminuir esa posibilidad, como son: tomar duchas frías constantemente, consumir zumos de frutas que contengan propiedades antioxidantes (naranja, fresas, frambuesas) también, tomar agua y evitar el sedentarismo realizando si tu salud te lo permite, largas caminatas y gimnasia.

¿Y tu qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *