Cuida la piel sensible con medidas delicadas

Tenemos una buena noticia: No estás sola en el mundo. Al igual que tú, somos cientos de personas en él, que poseemos una piel sensible de origen hereditario o presentamos reacciones a estímulos externos. Sea el motivo de nuestra sensibilidad, es posible cuidarla y mantener un estilo de vida similar al del resto de personas con otro tipo de cutis.

Los estudios que buscan explicar por qué algunos tenemos el cutis más delicado que otros, aún debaten en que puede ser una predisposición de nacimiento, una condición que se adquiere durante el crecimiento, la contaminación del ambiente, el efecto de pesticidas y hormonas en alimentos o la reacción a medicinas.

crema-para-piel-sensible

En estos momentos, no nos detendremos a analizar esta situación, pero sí repasaremos las características de una piel sensible y cuáles son los tips de belleza y cuidado que debemos incluir en nuestra rutina diaria de higiene.

Somos parte de las estadísticas

Una piel sensible se reconoce por su facilidad de irritarse y enrojecerse ante los cambios bruscos de temperatura, al contacto con algunos productos -de belleza o limpieza- y al probar algunos alimentos. También mantenemos una sensación constante de tirantez en los pómulos y en algunos casos, ante el frío, notamos que nuestro cutis puede descamarse.

Crema hidratante como un aliado

Usa con frecuencia cremas hidratantes con aloe vera y camomila para mantener la humectación adecuada de la piel y de esa manera, prevenirla ante la influencia de la contaminación del medio ambiente y las temperaturas propias de cada estación.

Evitemos el sol

Los rayos solares pueden ser nuestro mayor enemigo es por eso que para combatirlos, debemos colocarnos dos veces al día un protector solar en nuestro cutis. Podemos usar también, productos que nos protejan de los efectos del sol y al mismo tiempo hidratan, todo en un solo paso.

Cuidado con cremas nuevas

Cualquier producto nuevo que deseemos usar, debemos aplicarlo primero en una pequeña parte de nuestro cuerpo para evaluar la reacción, pues nuestra piel sensible puede irritarse con facilidad. Si todo está bien, procedemos con la compra y su uso general.

Los antialérgicos pueden ayudar

Existen alimentos que pueden generar una respuesta exagerada de nuestro organismo que se manifiesta directamente en la piel. Debemos evitar este tipo de comidas y si en alguna ocasión es consumido de manera equivocada, podemos ingerir un antialérgico.

Piensa verde

Hoy en día, los avances de productos naturales e inorgánicos avanzan a un importante ritmo; podemos aprovecharlos y usar productos amigables con la piel sensible como cremas humectantes, espumas de afeitar, protector solar, maquillaje y refrescantes, solo por mencionar algunos.

Conclusión

En conclusión, cuidar nuestra piel sensible demanda de nosotros un especial cuidado y atención diaria para evitar daños mayores, pero no implica por ningún motivo dejar de llevar una vida normal. Lo más recomendado para controlar las alteraciones en nuestro delicado cutis es acudir a una consulta médica con un profesional de la salud especializado en esta materia, pues sabrá evaluar nuestro caso específico y prescribir medicamentos o tratamientos, si es necesario.

¿Y tu qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *