Cuidados de la piel en invierno

Los cambios de estación provocan modificaciones en nuestro estilo de vida, rutinas, forma de vestir e incluso influir negativamente en nuestra piel. Con la llegada del invierno, la ropa pesada, la brisa y el frío -casi siempre inclemente- nuestro cuerpo se expone a un torbellino de factores que pueden afectar la belleza y salud que siempre deseamos para nuestro cuerpo.

Las características de la piel varían en cada uno de nosotros, y algunas personas tendemos a tenerla más seca que otras, haciéndose visible principalmente en cara, brazos, piernas, manos y pies. Sin embargo, ya sea nuestro tipo de piel, el invierno definitivamente puede empeorar la situación.

Lucir una piel espectacular y protegerla durante el invierno es posible si seguimos algunos consejos de fácil uso, que no nos quitarán tiempo ni nos conducirán a malgastar nuestro dinero en tratamientos especializados.

Cuidado-de-la-piel-en-invierno

Cuidados para la piel

La hidratación es vital

Si queremos cuidar nuestra piel en invierno y evitar que sufra estragos productos del frío, debemos mantener la piel humectada. Para ello, usemos cremas y mascarillas hidratantes, sobre todo en el rostro; pues evita que se resquebraje y a la vez, retarda la aparición de arrugas.

Asegúrate de tener protección solar

Aunque existan días nublados, el sol aún está presente (sólo que se siente menos en esta estación). Por ello, es importante que usemos todos los días protector solar.

Existen marcas de productos comerciales que combinan la defensa de los rayos ultravioletas del sol con la hidratación, todo en un solo paso.

Evita tener los labios agrietados

Una de las partes más sensibles de nuestra piel son los labios, los cuales tienden a romperse con más facilidad durante los días más fríos del invierno. Por ello, debemos mantener su humedad haciendo uso de alguna barra de labios hidratante o de la tradicional manteca de cacao. Es importante que nos untemos tantas veces como podamos durante el día y la noche.

No permitas que haya resequedad en las manos y los pies

Muchas personas sufren de resequedad en manos y pies durante el invierno, y nuevamente tenemos que mencionar la hidratación como elemento fundamental para evitar manos ásperas y talones agrietados. Para estos casos, podemos hacer una exfoliación suave, aplicando enseguida un humectante.

Aunque existen productos especiales, podemos usar azúcar morena y miel, formando una pasta para exfoliar y aceite de almendra para hidratar.

Bebe agua, mucha agua

La piel mantiene su elasticidad si está hidratada. Para ello, además de aplicar cremas, es preciso tomar al menos dos litros de agua al día y si es necesario, complementos o vitaminas que refuercen la estructura de la piel.

Cuida tus hábitos

Para mantener nuestra piel con la vitalidad que deseamos, también es necesario que mantengamos una dieta alimenticia balanceada, descansemos al menos 8 horas todas las noches y disminuyamos al máximo el alcohol, el cigarrillo y el consumo de café, pues tienden a producir deshidratación, además del impacto negativo en distintas áreas de nuestro cuerpo.

Conclusión

El invierno es una estación maravillosa que posee sus encantos particulares. El mismo, puede ser disfrutado y vivido a plenitud, pero para ello, debemos cuidar de nuestra piel.

Como seguramente has notado, el mayor problema que nos trae esta estación es el de tener una piel seca, la cual sólo debemos mantener bien hidratada en beneficio de nuestra belleza y bienestar.

¿Y tu qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *