Depilación con hilo

En nuestros días, existen distintas formas para eliminar el vello facial con técnicas naturales que ocasionan menos daño a nuestro cutis, ya que no producen manchas, enrojecimiento o resequedad. Una de las más demandadas es la depilación con hilo.

Esta técnica es perfecta para aplicarla en el rostro, principalmente a la altura de la barbilla, el área del bozo y las cejas (que son las zonas donde se aplica con regularidad). El producto final es un semblante más limpio, brilloso e hidratado.

Conoce un poco más acerca de esta técnica tan usada en la antigüedad y que hasta el día de hoy sigue siendo una buena alternativa de depilación.

Depilacion-hecha-con-hilo

Historia

Esta técnica es milenaria y se tiene registro de su práctica por mujeres en países como Egipto o la India. En occidente, este método ya tiene seguidoras que se vieron cautivadas por la sencillez que conlleva su realización.

La técnica emplea el uso de hilos de seda o algodón que, con la destreza humana, arrancan los vellos desde la raíz y sus resultados duran hasta 6 semanas. También, es posible con varias sesiones, eliminar el vello para siempre con la depilación con hilo.

Procedimiento

Dos semanas antes de aplicar la técnica, no elimines ningún vello con otros procedimientos ni tampoco te maquilles antes de su aplicación. Esto hace que sea más fácil trabajar y observar la forma natural de tus cejas.

Antes de iniciar una sesión de depilación con hilo, es necesario que tu piel este seca y muy limpia. Algunas personas sienten solo pinchazos y otras una fuerte molestia; pero si consideras que tu umbral de dolor es bajo, tómate un tylenol o ibuprofeno antes de la sesión.

El procedimiento se realiza con un hilo (30 centímetros) que se ata en los extremos. Luego, se realiza un movimiento de la mano derecha, la cual gira en el sentido de las agujas del reloj; mientras que la mano izquierda sostiene la parte anudada del hilo con el índice, el pulgar y el dedo medio.

Una sesión de depilación con hilo puede durar entre 20 a 45 minutos. Una vez finalizado, puede que la zona del tratamiento esté un poco sensible.

En algunos casos de mucho dolor, se recomienda el uso de compresas de hielo. Pero en general, es suficiente aplicar una crema hidratante.

Beneficios

– No se emplean químicos sobre la piel. Por esto, el procedimiento no ocasiona manchas ni enrojecimientos.

– El resultado final es más limpio que otras técnicas (como la pinza o la cera), ya que llega a zonas difíciles.

– La técnica es perfecta para mantener la forma natural de tu ceja.

– Con varias sesiones de depilación con hilo, el crecimiento capilar se debilita y, en algunos casos, los vellos dejan de salir.

– Es más económica que otras técnicas.

Conclusión

La depilación con hilo, como todos los otros métodos para eliminar el vello, necesita de conocimientos especializados y mucha práctica. Asegúrate de asistir a un centro que cumpla con las exigencias de higiene y realizar la sesión con una persona experta en la materia.

No olvides explicarle con detalle (antes de iniciar el procedimiento) cómo deseas que queden tus cejas. Ya después, puedes relajarte y disfrutar sin preocupación.

¿Y tu qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *