Crema para dermatitis atópica

Tratamiento-para-dermatitis-atopica

La dermatitis atópica es una enfermedad de la piel que es crónica, frecuente y recurrente que se caracteriza por su inflamación y por sus brotes, afectando tanto a niños como adultos. Debido a esto, tenemos que entender que el cuidado de la piel en forma homogénea y periódica es la mejor manera de protegerla.

¿Cómo estar seguros de saber si tenemos dermatitis atópica? Conoce un poco más acerca de esta enfermedad cuando se manifiesta en adultos o niños y averigua cómo cuidarte de ella con el uso adecuado de alguna crema para dermatitis atópica.

¿Cuáles son sus causas?

Existen una serie de diversos factores que pueden llevar a un ser humano a tener dermatitis atópica y ellos son:

La genética

Está probado que existe un vínculo entre la dermatitis atópica, la fiebre del heno y el asma. Si alguno de los padres o ambos tienen alguna de de estas enfermedades, existen probabilidades de que sus hijos puedan llegar a padecer la dermatitis atópica.

Este riesgo será mucho mayor si ambos padres tienen las tres enfermedades, de manera que la probabilidad también aumentará para sus hijos.

El género

El sexo femenino tiene una propensión un poco mayor que el sexo masculino para contraer dermatitis atópica.

El clima y la ubicación

En los lugares de clima frío existe un mayor riesgo de tener dermatitis atópica, de la misma manera que en las ciudades contaminadas (es por ello que suele verse mucho esta enfermedad en los países desarrollados).

La edad de la madre

Se suele ver mucho la dermatitis atópica en bebés nacidos de madres mayores de edad, a diferencia de las madres más jóvenes (el momento del parto puede resultar crucial para el niño).

¿Cuáles son sus síntomas?

Debemos dejar en claro que los síntomas se manifiestan de distinta manera según se trate de bebés, niños o adultos.

En los bebés, los síntomas comienzan a presentarse en los 2 o 3 meses de vida. Pueden aparecerles erupciones que dejan sus pieles secas, descamadas y con algo de picor. Esta es una fase en que la piel se les puede infectar y supurar.

En los niños (principalmente, desde los 2 años hasta la pubertad), las erupciones se manifiestan habitualmente en zonas descamadas y con picor. Es entonces cuando la piel comienza a engrosarse y a mostrar áreas endurecidas y abultadas.

En los adultos, la dermatitis atópica suele aparecer en forma de piel seca y escamosa y con un constante picor.

Tratamiento

¿Estás buscando aplicar alguna crema para dermatitis atópica en bebés o en adultos? Entonces presta atención a cada tipo de crema que iremos nombrándote para saber a quiénes son aplicables.

Emolientes

El uso de todo tipo de crema emoliente es lo más recomendado para combatir esta enfermedad. Ejemplos de alguna crema emoliente podrían ser las siguientes: cremas faciales o corporales, aceites, lociones y ungüentos que sirvan para hidratar o humectar la piel.

Su función consiste en hidratar la piel de forma regular, lo que ayudará a reducir la frecuente aparición de brotes. Dentro de la fórmula de toda crema emoliente, los ingredientes fundamentales son:

  • Ácidos grasos omega 6: Estos ácidos son procedentes del aceite de onagra y del aceite de la semilla de la uva. Estos aceites sirven para suavizar y nutrir la piel, reponiendo la barrera natural protectora de la misma.
  • Licolcancón A: Es un antioxidante y anti-inflamatorio natural que colabora reduciendo el enrojecimiento y calmando la inflamación.

El uso de cremas con dermocorticoides

Toda crema con dermocorticoides se suele utilizar en adultos y en niños que presentan brotes agudos de dermatitis atópica. La característica de una crema de este tipo es que suelen contener corticoides, tales como la hidrocortisona.

Si bien, la hidrocortisona tiene mucha efectividad y rápida acción para aliviar el picor de los brotes, muchos padres eligen no utilizarla en la piel de los niños. Esto se debe a que el uso prolongado puede traer efectos secundarios negativos. Además, también puede perder su efectividad si es utilizada de manera continua y tampoco se puede aplicar sobre grandes áreas de la piel.

Conclusión

Recuerda mantener siempre la piel lubricada o humectada con la crema que vayas a colocarte (con 2 o 3 veces al día es suficiente). La crema debe aplicarse enseguida luego de bañarse o lavarse.

Evita rascarte y cualquier factor que pueda llegar a empeorar tus síntomas. Si tienes signos de infección, de empeoramiento o simplemente notas que el tratamiento es ineficaz, consúltalo con un médico.

¿Y tu qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *