Enfermedad púrpura: lo que debes saber

La púrpura es una de las enfermedades de tipo trastorno hemorrágico, que en términos muy generales, se presenta por problemas de coagulación en la sangre y se da cuando faltan o están bajos, ciertos factores químicos, como por ejemplo, las plaquetas.
Las plaquetas son las células que se encargan de detener las hemorragias, una disminución de éstas, es lo que da origen a la enfermedad púrpura, que se denomina como la Púrpura Trombocitopénica Idiopática (PTI).

purpura en pie

Son muy inusuales los cuadros de púrpura en la población. Entre las cifras que se manejan está la existencia de por lo menos cinco casos por cada 100.000 bebés que acaban de nacer. La alerta más visible de la enfermedad de púrpura es la presencia de características manchas oscuras en la piel. Sin embargo, también hay otros síntomas para tomar en cuenta. Conoce más de esta enfermedad y cuál es el tratamiento adecuado.

¿Cuáles son los tipos de púrpura?

Si consideras que estás padeciendo esta enfermedad, o que tu bebé presenta un cuadro de púrpura es bueno que entiendas que hay dos tipos y de acuerdo a esto, se realiza un tratamiento oportuno.

La Púrpura trombocitopénica aguda

La enfermedad púrpura en niños pequeños, aparece entre dos a seis años de edad y en muchos casos, es progresiva a otras enfermedades. Es así como después de un virus y un bajón de plaquetas, es muy común que los bebés comienzan a padecer la enfermedad. Con un tratamiento acorde a las circunstancias, la púrpura trombocitopénica aguda tiende a desaparecer como máximo seis meses después.

 

enfermedad purpura en niño

La Púrpura trombocitopénica crónica

Este tipo de púrpura aparece en la edad adulta, pero también se puede dar en adolescentes. Puede que no se tenga ningún síntoma, pero en muchos de los casos se presenta hemorragia cutánea o en algunos de los órganos. Así mismo, puede haber hemorragias de la nariz, las encías, o en el tracto urinario.

La Púrpura trombocitopénica crónica se diferencia de la Púrpura trombocitopénica aguda por el tiempo de curación, ya que se alarga hasta los dos años y necesita mucha atención, porque es muy normal que aparezcan cuadros de la enfermedad una vez más. Se aconseja seguir las sugerencias de un hematólogo para controlarla.

¿Cómo saber si estas padeciendo de la púrpura?

Para reconocer un cuadro de púrpura es bueno que se tomen en cuenta algunos signos. Primero aparecen manchas abultadas (equimosis) y marcas coloradas, que son producto de las hemorragias internas que después, en la mayoría de los casos, se vuelven color púrpura y por último, se comienzan a formar moretones en el área de las nalgas.

Las mujeres tienden a tener menstruaciones con irregularidades. En los pacientes con Púrpura Trombocitopénica Idiopática puede verse sangre en la orina; en este caso, esto sugiere que se están viendo afectados los riñones. También, cuando se sufre este tipo de enfermedad que se conoce como púrpura, la persona comienza a sentir dolor en el estómago, tipo cólico y también en las extremidades, específicamente en la zona de las articulaciones de las rodillas, muñecas, codos y tobillo.

Dentro de la evaluación, se suele buscar diferencias con otras enfermedades que pueden causar cuadros similares, como el lupus eritematoso sistémico, el Síndrome antifosfolípido primario, VIH o exposición a drogas.

Enfermedad púrpura: causas

No se conoce con precisión qué causa la Púrpura Trombocitopénica Idiopática (PTI), pero el origen de la enfermedad está relacionado con un bajón en las plaquetas, quienes disminuyen muchas veces, a causa del consumo de algunos tipos de medicamentos. También, se da a consecuencia de ciertas infecciones o después del embarazo. Por eso es erróneo pensar que la enfermedad es contagiosa.

Tratamiento

No hay un tratamiento único para la púrpura. Por eso, se van haciendo acciones evaluadas y a partir de ahí se toman otras decisiones. En principio se usan un antiinflamatorio inyectado como el prednisona, para bajar la inflamación de los vasos sanguíneos. Después, se comienzan a fortalecer los anticuerpos con infiltraciones para que las plaquetas se regulen.

Por su parte, entre las soluciones para la Púrpura Trombocitopénica Idiopática (PTI) está la aplicación de esteroides, que previenen las hemorragias y así aumentan las plaquetas muy rápido, por lo menos en menos de tres días se verán los cambios.

Asimismo, se puede hacer uso de la gammaglobulina intravenosa, que ofrece los anticuerpos necesarios para bloquear la destrucción de plaquetas. Este tratamiento es más efectivo en tiempo, ya que en 24 horas la función de las plaquetas se regula.

Por su parte, para el tratamiento de la enfermedad de púrpura se hace uso de los inmunomoduladores, entre ellos la rituximab. En casos muy complicados se avanza con un procedimiento quirúrgico en el que se extirpa el bazo, ya que es el causante de la prontitud de la destrucción de las plaquetas. Al extraerlo, subirán las mismas y disminuirán los moretones.

Estos hematomas pueden ser tratados con cremas tópicas que contienen esteroides, los cuales mejoran considerablemente el aspecto de la piel, logrando atenuar las manchas.

La medicina alternativa sugiere el consumo de ciertos alimentos, para aumentar las plaquetas y cuando se está luchando para superar la enfermedad púrpura. Entre algunas de las opciones naturales está la preparación de té de hojas de moringa, espirulina u hoja de alholva. También, para combatir la Púrpura Trombocitopénica Idiopática (PTI) se recomienda consumir garbanzos, cebada, hígado, amaranto y germen de trigo.

Las frutas cítricas como el limón y la naranja ayudan mucho como parte del tratamiento. Por eso, hay que tomar suplementos de ácidos grasos, como omega 3.

Conclusión

Consulte a un médico si observa manchas en su piel o la de su hijo. Aunque no hay un examen que informe de forma exacta el diagnóstico de Púrpura Trombocitopénica Idiopática (PTI), sí existen las evaluaciones para asegurarse de que se está ante un cuadro. Así mismo, hay una basta opción de tratamientos para superar la púrpura, así que no se preocupe si la enfermedad entró a su hogar.

Por otro lado, para aliviar la enfermedad púrpura no se recomienda el consumo de aspirinas, ni ibuprofeno, ya que estos medicamentos obstruyen con la función de las plaquetas y pueden originar hemorragias internas graves. Por esto es ineludible la evaluación de un experto y un tratamiento de acuerdo al tipo de enfermedad de púrpura que está presentando.

¿Y tu qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *