Crema humectante para la cara

Humectar la piel del rostro es una necesidad diaria, ya que a través de este proceso se le devuelven nutrientes y minerales que pierde constantemente por la exposición, al sol, contaminación y otros factores que la debilitan.

A la hora de elegir cremas para la cara, hay que tener en cuenta que humectar no es lo mismo que hidratar. Mientras que las humectantes absorben y retienen la humedad en la piel, las cremas hidratantes restauran el agua en la piel.

¿Quieres saber un poco más acerca de las cremas humectantes que puedes usar en tu cara? Entonces averigua qué tipos de alternativas tienes para humectar tu cara.

Crema-humectante-facial

Cremas humectantes y modo de uso

Las cremas humectantes actúan como barreras protectoras que evitan la evaporación del agua de los tejidos y favorecen la atracción de agua que proviene del medio ambiente, incorporándola a la superficie del cutis: esta acción equilibra el manto ácido de la piel, que es la capa que protege el rostro de factores dañinos que provienen del medio ambiente.

La mayoría de las cremas cosmetológicas humectantes poseen ingredientes activos como: pantenol, urea, alantoína y glicerina, capaces de retener la humedad en la piel.

Para aplicar las cremas humectantes para la cara, la piel debe estar limpia; es importante realizar este procedimiento con leches limpiadoras y aplicar un tónico. La mejor hora para dejar actuar las cremas humectantes en durante la mañana.

Cremas humectantes caseras

La naturaleza también nos ofrece ingredientes ideales para aplicar directamente sobre la piel y mantenerla humectada, usando recetas que podemos preparar en casa.

Mascarilla de aceite de oliva

Se debe mezclar ½ taza de aceite de oliva con ¼ de miel, 2 cucharadas de manteca de cacao y ¼ de taza de aceite de coco. Los ingredientes se deben poner en baño de maría hasta obtener una mezcla homogénea.

El resultado se debe dejar enfriar a temperatura ambiente y conservar en un frasco de vidrio; esta preparación se puede conservar durante 6 meses. Se aplica con masajes suaves por períodos de entre 10 y 15 minutos. El exceso se debe retirar con un algodón húmedo.

Mascarilla de avena y miel y sábila

Se deben mezclar 1/4 de taza de avena cocida, 2 cucharadas de miel y 1 cucharada de gel de aloe vera. El resultado se extiende por toda la piel y se deja actuar durante 15 minutos y se retira con agua tibia. Inmediatamente se notará una piel más fresca y brillante.

Mascarilla de aguacate

Se preparara triturando medio aguacate y mezclándolo con el jugo de un limón y dos cucharadas de jugo de zanahoria. Luego, se deja actuar por 20 minutos y se retira con agua fría.

Mascarilla de fresa

Esta mascarilla es ideal para humectar pieles grasosas. Se preparara triturando 4 fresas y mezclándolas con yogurt. La mezcla resultante, se extiende por el rostro durante 20 minutos y se retira con agua tibia.

Conclusión

Humectar la piel debe ser un hábito constante, cuya práctica debe empezar desde la juventud. Si la cara no presenta mayores problemas de resequedad o acné, cualquier crema con los ingredientes básicos se puede usar sin inconvenientes.

Después de los 30 años, es importante cambiarse a productos hechos por laboratorios especializados que aporten otros componentes y combatir los primeros signos de la edad.

¿Y tu qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *