Limpieza facial casera profunda

La piel del cutis requiere un cuidado de limpieza e hidratación diario, pero a su vez, para todo tipo de piel se recomienda una limpieza profunda una vez a la semana o al menos cada 15 días. Este hábito es esencial para limpiar los poros que obstruyen la piel y causan la mayoría de las reacciones indeseadas -como exceso de brillo o acné- y aquellos efectos negativos que, por cuestiones de tiempo, no prestamos atención diariamente.

 

¿Deseas tener un cutis radiante y en perfecto estado? Si así lo deseas, conoce y aplica las mejores maneras de hacer una limpieza facial casera.

Limpieza-facial-casera-profunda

Tratamiento para limpieza facial

 

Limpieza de cutis casera

La limpieza facial profunda se puede realizar en casa con mascarillas a base de ingredientes naturales y siguiendo los siguientes pasos:

  1. La cara debe quedar totalmente libre para trabajar, por eso es necesario recoger el cabello y usar una cita en frente para apartar cualquier mechón de la cara.
  2. Se debe mojar la cara con agua tibia y aplicar una crema limpiadora. En este caso, recomendamos hacerlo con una mezcla del jugo de un limón y una cucharada de yogurt.
  3. Después de tener la preparación, se debe aplicar en la cara con masajes suaves. Luego, se debe limpiar la cara y secar con una toalla, aplicando palmaditas para estimular la piel.
  4. Después de limpiar la cara, se debe aplicar una loción para tonificar, humedeciendo unas motas de algodón. El tónico no debe tocar el área debajo de los ojos.
  5. Una opción para realizar un tónico natural es combinar media taza de té verde con media taza de manzanilla. Ambos ingredientes actúan como tónico, gracias a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que incrementan la elasticidad la piel. La preparación puede conservase hasta una semana fuera de la nevera.
  6. Para terminar de abrir los poros, se debe mojar una toalla con agua caliente (una temperatura soportable para la cara) y cubrir el cutis con ésta por unos minutos. Durante este proceso, la nariz debe estar descubierta para poder respirar cómodamente.
  7. Cuando la toalla se empiece a enfriar, se debe humedecer nuevamente para repetir el proceso entre 6 y 8 minutos, para que la grasa y la suciedad vayan cediendo.
  8. Después que la piel haya recibido vapor y los poros se hayan abierto, se deben extraer las impurezas y puntos negros. La persona que esté realizando la limpieza, debe envolverse los dedos con una gasa y hacer presión en los puntos negros hasta extraerlos. Por cada nuevo punto, se debe cambiar la gasa.
  9. Al culminar con las extracciones de los puntos negros, se debe aplicar una loción astringente, humedeciendo un algodón.
  10. Una vez que se termina de limpiar, es necesario aplicar una mascarilla para cerrar los poros, hidratar la piel y evitar inflamaciones.
  11. Una opción de mascarilla natural, es mezclar la yema de un huevo con dos cucharadas de miel. La mezcla de debe extender por toda la cara tratando de evitar el área de los ojos, durante unos 10 minutos o hasta que seque. La mascarilla se debe retirar con agua tibia y se debe secar la cara, dando unas ligeras palmaditas.
  12. Para terminar, se debe aplicar el tónico con la ayuda de un algodón y después, coloca una capa de crema hidratante en la piel y deja que se absorba.
Limpieza del rostro con Anne Moller

Productos de Anne Möller para mantener una piel radiante

Conclusión

La limpieza facial casera profunda es una rutina recomendable 1 o 3 veces al mes, según el estado de la piel. La aplicación de este tratamiento prepara la piel para producir las células nuevas que le otorgan una apariencia fresca y joven.

¿Qué estás esperando para ver tu piel limpia y radiante como el sol?

¿Y tu qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *