Limpieza facial con bicarbonato: consigue un rostro más limpio

Sorprendentemente existe una manera de embellecer tu rostro y tornarlo radiante con un producto que muy posiblemente tengas en estos momentos en tu despensa. Se trata del bicarbonato de sodio, un ingrediente mágico que puedes incluir en tu rutina de belleza para mejorar el cutis y lograr una excelente limpieza facial gracias a sus habilidades para eliminar células muertas.

Los agentes contaminantes presentes en el ambiente y el estilo de alimentación pueden afectar la belleza de tu rostro, pero para recuperar su juventud y eliminar esos molestos puntos negros, no es necesario invertir cuantiosas sumas de dinero en cosméticos y tratamientos especializados, pues tenemos para ti distintas recetas para lograr una cara hermosa gracias al bicarbonato de sodio.

¿Quieres lograr una limpieza facial efectiva? Partiendo del bicarbonato, te presentamos unas técnicas que podrás usar hasta dos veces a la semana para devolver la vitalidad y limpieza de tu cutis, al reducir la apariencia grasosa o brillante, eliminar puntos negros y posibles granos.

Limpieza-facial-con-bicarbonato

Mascarilla facial rejuvenecedora

Para crear una mascarilla facial con bicarbonato de sodio, solo debes mezclar dos cucharadas de este producto con la misma cantidad de agua y si gustas, puedes añadir una cucharadita de jugo de limón.

Previamente, debes tener bien lavada y seca la cara para luego proceder a aplicar una capa delgada de la mezcla. Entre 10 y 15 minutos son suficientes para permitir que genere su efecto renovador, siendo posible que sientas un poco de ardor durante su aplicación.

Retírala con agua tibia y no te preocupes si la piel está un poco roja, pues pronto desaparecerá y habrás conseguido una excelente recompensa con el uso de una receta casera.

Limpiador facial y exfoliante

Al combinar dos cucharadas de bicarbonato con dos de agua bien mezcladas y un poco de jugo de limón, conseguirás un encantador limpiador facial y exfoliante, con un efecto adicional para el secado de las espinillas gracias al ácido cítrico del limón.

La crema deberás masajearla suavemente por tu rostro con movimientos circulares y luego recomendamos retirar con agua tibia. Tu piel podrá quedar un poco roja, pero rápidamente volverá a su color natural; quedando así totalmente limpia y renovada.

Adiós a los granos

El aplicar bicarbonato de sodio sobre un barro o espinilla específico de tu cutis también es efectivo para lograr la limpieza facial deseada. Mezcla dos cucharadas de este producto con igual cantidad de agua hasta obtener una muestra homogénea.

Aplícalo directamente sobre la espinilla y solo deja que actué por 15 minutos. Al cabo de este tiempo, sentirás un poco de ardor que se quitará tras lavar con agua tibia y comprobar como se ha reducido la inflamación hasta casi desaparecer.

Conclusión

Un producto económico y que puedes ubicar con facilidad es parte ahora de tu fórmula mágica para alcanzar una limpieza facial que permita dotar de luz y vida tu rostro, siendo un aliado que debes incorporar en tu rutina de belleza.

El bicarbonato de sodio es recomendable usarlo sólo dos veces a la semana. Luego de su aplicación, humecta siempre tu cara porque puede resecar el cutis y tener alguna respuesta no deseada en pieles sensibles.

Los dermatólogos son los profesionales de la salud más indicados para iniciar cualquier tratamiento en el rostro. Por ello, para conocer a mayor profundidad sobre este tema, es recomendable que asistas a una consulta médica con un especialista.

¿Y tu qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *