Mascarillas para la cara

La mujer, en su intento de realzar su belleza, se ha afanado desde el origen de la humanidad en la búsqueda de productos que le sirvan para lucir un aspecto físico más hermoso y arreglado. De las antiguas culturas egipcias, griegas, romanas e islámicas, podemos aprender acerca de la existencia de muchas sustancias para aplicar como mascarillas, en nuestro propio beneficio.

Dicho esto, podemos decir que contamos con una variedad importante de mascarilla, para elegir de acuerdo a nuestra elección ¿Deseas saber con qué opciones cuentas? Entonces, conoce un poco más sobre los cuidados estéticos y la variedad de mascarillas que sean adecuadas para ti.

mascarillas para la cara

Tratamiento y mascarillas para el rostro

En nuestra cara se pueden presentar distintos problemas, como el acné, las manchas y los puntos negros. También, de acuerdo a nuestro tipo de piel, sabemos que tenemos que usar específicos productos que permitan equilibrar el PH.

Es necesario comprender que además de cremas y mascarillas para nuestro tipo de piel, siempre es bueno aplicarse una sustancia que hidrate. Tampoco es necesario que cambies los ingredientes de la mascarilla regularmente, como se pensó en un tiempo. Por otra parte, hay algunas cosas que no debes usar para tu cuidado, como la piedra pome, que solo debe ser usada en tus pies y no en las axilas, mucho menos en el rostro.

Así mismo, los trastornos hormonales, el estrés o una incorrecta alimentación pueden afectar nuestro rostro y aunque hay muchísimos productos comerciales, lo mejor es irse por opciones que tengan menos efectos nocivos.

Cremas naturales para la cara

El aloe vera es un astringente muy usado en las cremas naturales. Consigue una crema que esté hecha a base de esta planta o toma tu misma el tallo y arranca la parte gelatinosa. Es excelente para tratar los problemas de acné y las marcas del sol, ya que tiene vitaminas esenciales para la cara, como la B12, C y E. Para su uso aplica por 16 minutos en la cara y retira con agua.

Otro alimento que puedes usar como crema natural para mantener tu piel firme, hidratada y sedosa es la miel. Se conoce que la miel, nos protege de los agentes externos, como el humo, los rayos del sol y la contaminación. Es un alimento rico en antioxidantes, por lo que hacer una mascarilla para la cara con miel es una fácil y sencilla idea.

Se aconseja que como parte de las cremas, incluyas un protector solar 50 UVA y B incluso cuando no estés en el sol, ya que evita los cambios en la pigmentación y el foto envejecimiento.

Mascarillas caseras para la cara

Hay algunas combinaciones de alimentos que son esenciales si buscas proteger tu y darle más vida a tu rostro, ya que las usamos como mascarillas para la cara. Es necesario reconocer qué necesita tu dermis para así, asegurarle mayor hidratación. Solo de acuerdo al trastorno que presentes, entonces puedes aprovechar los beneficios de algunos productos que seguro tienes a la mano en tu cocina.

Mascarillas para las espinillas

mascarillas para el acne

Mascarilla #1

Una buena mascarilla para la cara que elimine y prevenga la aparición de las molestas espinillas es la mascarilla hecha a base de papa. Corta en ruedas la papa cruda y coloca los pedazos en la zona de tu cara donde exista una sobreproducción de sebo. Déjalo por 15 minutos, puedes colocar alrededor de tu cuello un paño para no ensuciarte y utilizar un jabón neutro para quitarte los residuos. La papa se aconseja, porque es un alimento astringente, antiinflamatorio y controla la aparición de las espinillas. Recuerda que no debes apretar los barros, porque el sebo se extiende a la piel cercana y lo que ocurre es que se originan más espinillas.

Mascarilla #2

Entre las máscaras para la cara caseras que funcionan para eliminar las espinillas, se destaca una con limón y bicarbonato de sodio. Esta mezcla ayuda a desinfectar la piel del rostro y evita la aparición de barros. Haz el jugo de limón con dos limones y aplica una cuchara de bicarbonato de sodio. Si lo deseas, puedes darte suaves masajes y después espera unos 5 minutos y retiras solo con agua.

Mascarilla #3

La yema del huevo nutre solo lo necesario a tu rostro y además, facilita la abertura de los poros obstruidos, que es lo que ocasionan las espinillas y las manchas. Utiliza dos claras de huevo, que sirven para evitar la aparición de los puntos negros y elimina la grasa. Aplica la mascarilla con un algodón y espera por 15 minutos a que se seque. Retira con agua y después, coloca una crema hidratante.

Mascarillas exfoliantes

Mascarilla #4

Como parte de tu rutina para evitar la aparición de espinillas o de puntos negros, se aconseja que comiences a usar exfoliantes. Los exfoliantes naturales además de fáciles son muy prácticos y con solo dos veces a la semana notarás la diferencia. Entre las máscaras faciales para exfoliar es muy usada la de harina de avena y el bicarbonato de sodio. Imagina que estas pintando en círculos con las yemas de tus dedos sobre tu cara para aplicarte la máscara. Lo importante es que no te des duro, hazlo con delicadeza pero con precisión y luego, limpia la mezcla con bastante agua. Seca tu cara con golpecitos muy suaves y en lo posible, usa una toalla específicamente para tu rostro y otra para tu cuerpo.

Mascarilla #5

El café es un estimulante para la piel, ya que su uso como exfoliante es muy importante, porque además de limpiar, elimina la celulitis. ¿Cómo se logra esto? Muy fácil, porque el café activa la circulación por ende, facilita la eliminación de grasa en la piel. Para hacer una mascarilla que te sirva como exfoliante, mezcla media taza de café con media taza de azúcar y dos cucharadas de miel. También, se conoce que el café que queda en la greca puede ser usado para este fin.

Mascarilla #6

También puedes hacer exfoliantes combinando el limón con el azúcar. Lo bueno de esta máscara es que combate las infecciones, disminuye la probabilidad de acné y te ayuda a superar las manchas. Usa un limón y 2 cucharadas de azúcar.

Frota en tu epidermis dando masajes redondos sobre la cara algo húmeda. Inicia la exfoliación con movimientos muy suaves y no lo pases por las áreas muy débiles, como la zona cerca de los ojos. Hazlo también, hacia en el cuello y si lo deseas, puedes extenderte hasta los brazos. El tiempo indicado para que un exfoliante trabaje son solo cinco minutos, después puedes retirar.

Mascarilla #7

Si consideras que tu piel es más de tipo seca, entonces prueba con una exfoliante de avena con yogur y azúcar. Esta mascarilla le dará más brillo e hidratación a tu piel. Para hacerla, vas a necesitar media taza de avena molida, yogurt y un puñado de azúcar.

Aplícalo una vez a la semana para eliminar los residuos y activar la regeneración celular de tu tejido.

Trucos para exfoliar tu piel

Recuerda que siempre se aconseja combinar una mascarilla para hidratar la cara con una exfoliante. Además, procura lavarte el rostro dos veces al día con un jabón específico para combatir el acné, no te toques la cara con las manos sucias. Toma abundante agua (si es posible dos litros al día). Otra medida vital si estas sufriendo espinillas es que elimines de tu dieta el consumo de carbohidratos refinados y productos lácteos.

Por otro lado, cuidado con usar cosméticos nuevos y de buena calidad, ya que la mayoría de las veces son los culpables del acné. Por último, comienza a hacer una actividad deportiva para eliminar con regularidad las toxinas de tu cuerpo.

 

Mascarillas para limpiar la cara

Mascarilla #8

Con el tomate, puedes hacer una de las mejores máscaras naturales para el rostro. Para limpiar tu cara todos los días de una manera fácil y sin excusa, usa este alimento que nos sirve para ensaladas, pero también tiene muchas ventajas para tu rostro, ya que elimina los residuos y toxinas. Además, sirve como exfoliante. Corta un tomate y pásalo por toda tu cara. Deja actuar por 15 minutos y retira con agua tibia.

Mascarilla #9

Para limpiar tu piel derrite cucharas de leche en polvo en media taza de agua, después agrega dos cucharas de avena en hojuelas y una taza de miel de abeja. Esta mascarilla te nutrirá y le dará un aspecto muy suave a tu rostro.

Mascarilla hidratante

Mascarilla #10

Las fresas además de sabrosas, son muy provechosas para tu cutis. Entre sus ventajas está que la nutre e hidrata. Corta la fresa y trata de formar una pasta con el tenedor. Mete la crema en la nevera por 15 minutos para enfriar. Después, aplica la mascarilla en tu rostro por 20 minutos. Retira con agua fría y verás los resultados.

Mascarilla #11

Para hidratar después de un día de playa usa el pepino. Este alimento actúa como desinflamante y a la vez nutre tu piel. Quita un pepino y córtalo. También puedes licuarlo sin necesidad de agregar agua, ya que éste tiene suficiente. Aplícalo en el rostro como una mascarilla y recuéstate por 15 minutos. Sentirás cómo tu piel se relaja y refresca al instante. Después, debes retirarlo con mucha agua.

Mascarilla #12

Saca de tu cocina una cucharada de miel y una cucharada de yogur o leche y mezcla con una cucharada de agua de rosas. Entre las máscaras caseras para hidratar tu rostro, ésta se destaca por su poder de nutrir y regenerar las células de la dermis. Puedes usar un algodón, para aplicar una buena cantidad y deja por 15 minutos.

Otro saludable truco es mezclar la harina de avena con miel y manzanilla. Mezcla una porción de cada uno de los ingredientes por igual, es decir, dos cucharadas de té, dos de miel y dos de harina de avena. Reparte la mezcla por toda la piel y deja actuar por 30 minutos. Elimina el resto con un poco de manzanilla o agua.

Mascarillas para aclarar el rostro

Mascarilla #13

Gracias a su nivel de agua, el plátano es muy usado para aclarar la piel. Haz una mascarilla con un plátano maduro, aplica en el rostro y deja actuar por 15 minutos. Quita la pasta con mucha agua.

Mascarilla #14

La piña es otra provechosa fruta para hacer mascarillas. Esta contiene colágeno, ácido ascórbico y vitamina C, lo que necesitas para eliminar las marcas y manchas producto del acné. Corta la piña y hazla puré, después aplica la máscara por 15 minutos en el rostro y cuello. Lava con agua para retirar la mezcla. Es preferente que te pongas esta mascarilla antes de dormir o cuando sepas que no estarás expuesta al sol, ya que algún residuo de piña en tu piel al contacto de los rayos, puede hacer que la piel se manche. ¡Lo que menos estamos buscando!

Tratamiento y mascarilla para el cabello

De acuerdo a tu tipo de cabello, debes escoger qué producto te conviene. También, la rutina que lleves con tu cabello tiene que ver. No se aconseja que laves tu pelo todos los días. Limita el uso de secadores o planchas al máximo dos veces por semana.

A su vez, procura usar gorros cuando estés en contacto con el cloro de la piscina y usa gorras cuando te vayas a exponer por mucho tiempo al sol. Báñate con agua fría para que se cierren las cutículas de tu cabello y se mantenga más tiempo la humedad. Además, procura cortar el cabello cada 8 semanas. Si cumples con todos estos ‘‘tips’’, seguro que tu cabello estará sano y sedoso, aunque nunca está de más el uso de mascarillas que sirven para recuperar la fuerza y darle más vida.

Mascarillas caseras para el pelo

Para tener un cabello híper suave y restaurar las puntas, combina 4 cucharadas de aceite de almendras, y 3 cucharadas de aceite de ricino. Calienta los dos aceites y aplica en el cuero cabelludo dando masajes por 10 minutos. Envuelve tu cabello con una toalla y deja por 40 minutos, porque esto permite que se impregne mejor.

También, puedes colocar una porción de esta mezcla en tu shampoo regular. Otra idea, es dejarlo durante la noche.

Además de darle un aspecto sano y fuerte, el olor de tu cabello con estos dos aceites será envidiable y seductor. Por su parte, el aceite de almendra tiene vitaminas D, E, B1, B2, B6 y A. Esto permite que tu cabello crezca más rápido y fuerte. Para las mujeres con cabello ondulado, el aceite de almendra es mágico para mantener las ondas, una vez que te hayas peinado.

Mascarilla #15

Así mismo, otros de los recursos que tienes a mano es el aceite de oliva. Tu cabello te lo agradecerá, ya que el aceite de oliva, que es rico en vitamina E, le da cuerpo y fortalece su crecimiento. Procura colocar mayor cantidad en las puntas y regar con paciencia hacia el cuero cabelludo.

Mascarilla para cabello seco

Mascarilla #16

Anteriores generaciones ya la usaron a la mayonesa, la cual sigue siendo lo mejor para tu cabello seco. Póntela como mascarilla y deja actuar por 20 minutos. Puedes hacerlo una vez por semana para prevenir que se rompan las puntas y que estén muy secas.

Mascarilla #17

El aceite de coco para el cabello seco es muy beneficioso. Lava primero tu cabello y después aplica un poco de aceite de coco desde las puntas hasta la parte interna de tu cabello. Da masajes y deja en tu pelo por 8 minutos. Puedes colocar un gorro si quieres, para mayor efectividad.

Mascarilla #18

Aunque parezca increíble, una de las máscaras naturales para el cabello que está siendo tendencia es el uso de la sangre de la menstruación de la mujer. Según algunos grupos, esto se usó hace muchos años y el argumento apunta a que en la sangre hay células madres que le dan brillo y volumen a nuestro pelo. Sería cuestión de probar.

Tal como se indica, la idea es que tomes los restos que hay en las copas que se usan durante la menstruación o tomes una cantidad mientras te estás bañando. La porción la unes con un poco de agua y aplicas al cabello por 10 minutos. Después retiras con abundante agua. Quienes lo han puesto en práctica, explican que al combinarlo con agua, la sangre pierde su olor característico, por lo que no te incomodará.

Mascarilla para piel

Mascarilla para piel grasa

Mascarilla #19

Si buscas una mascarilla para piel grasosa que te haga sentir suave, entonces usa el té verde.

Las propiedades antioxidantes de esta planta son beneficiosas para eliminar el sebo característico de la piel de tipo grasosa. Hierve la medida de una taza de agua y una vez que esté caliente, sumerge la bolsa de té verde. Cuando se enfríe, báñate con el agua de té verde o pásalo en las zonas a tratar y deja actuar por 15 minutos. Si lo deseas puedes retirar con agua.

Mascarilla #20

El ácido cítrico del jugo de limón es una de los más beneficiosos nutrientes para las pieles grasosas, lo que hará el limón es eliminar el sebo y nutrir lo suficiente. Además, la vitamina C de esta fruta ayuda a la regeneración celular. Usa dos limones y aplica su jugo. Lo que debes prevenir es exponerte al sol con algún residuo de limón, ya que esto puede hacer que se creen manchas.

Mascarilla para piel mixta

Mascarilla #21

La combinación y aplicación de arcilla con leche de almendra es un gran truco para aquellas personas que tienen una piel mixta. Es común, que se piense que la piel mixta es la del tipo que a veces es seca y en algunas ocasiones grasa, pero esto es incorrecto. La piel mixta tiene características propias y entonces, deben usarse los nutrientes acordes a sus carencias.

Lo más esencial es buscar un producto que elimine y bloquee los agentes tóxicos y a la vez, humecte la piel. Esta mascarilla cumple con estos principios. Toma media taza de leche de almendras y agrégale dos cucharas de arcilla para hacer una pasta homogénea. Déjala por 15 minutos y luego quítala con agua.

Mascarilla #22

Combina un limón, la yema de un huevo y una cucharada de aceite de oliva para hacer una mascarilla esencial y muy nutritiva para tu piel. El resultado será una piel más tensa, saludable y brillosa. Además, aplica la mezcla una vez a la semana en tu piel, ya que te servirá para controlar la aparición de barros o espinillas.

Mascarillas para piel seca

Reconocemos una piel seca por su aspecto áspero y agrietado. Este tipo de piel demanda muchos cuidados, porque se reconoce que envejecen con mayor rapidez que otros tipos de piel. Son las regiones del cuerpo que están más expuestas al sol, porque se secan frecuentemente, como las manos, las rodillas, los pies y la cara.

Mascarilla #23

Haz una mascarilla con aguacate y miel para limpiar, nutrir e hidratar las zonas secas de tu cuerpo. Para realizarla debes extraer la pulpa del aguacate y mezclar con una cuchara de miel o dos, si consideras que necesitas más humedad. Aplica a la piel con la mano y espera que la misma se beneficie con todas las vitaminas de estos alimentos por 15 minutos. Retira con agua abundante.

Mascarilla #24

Mezcla una cucharita de miel con dos de yogurt natural y el jugo de dos limones, más dos cápsulas de vitamina E, que es la que se encarga del crecimiento, regeneración de las células de la piel y producción del colágeno. Aplica la máscara por 20 minutos y retira con abundante agua.

Conclusión

Las mascarillas caseras son opciones para tratar, cuidar y mantener la piel y el cabello. Agregarlo a tu rutina es muy asequible, además de ser un hábito de belleza económico. Se aconseja que se combine el uso de mascarillas con una buena alimentación (con mucho verde y abundante agua). Además, el cuerpo necesita las proteínas y los carbohidratos para su buen funcionamiento. Evita dietas estrictas que eliminen algunas de las fuentes de energía, porque esto puede afectar el brillo y firmeza de tu piel.

Así mismo, se recomienda iniciar un tratamiento que tenga como guía un especialista. De acuerdo a las necesidades en tu dermis, entonces debes conseguir un producto compatible. Por otra parte, siempre es necesario que apliques una nueva crema con mucha atención a la reacción que hay de tu cuerpo. En ocasiones, somos alérgicos a alguna sustancia y lo desconocemos. Ante cualquier reacción, evita su uso y visita un médico.

¿Y tu qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *