Tratamiento facial para piel mixta

La piel mixta es una de las más complicadas de tratar, ya que cualquier tratamiento inadecuado puede alterar sus características haciendo que aparezcan reacciones indeseadas como brotes o acné, enrojecimiento e irritación. Esto se debe a que la piel mixta se caracteriza por tener una parte grasa conocida como zona T (frente, nariz y mentón) y una seca, que produce menos sebo y es más áspera.

Lo complejo de esta piel, es que en algunas mujeres la división no es tan clara y se tiende a creer que basta con un tratamiento para cada área: uno para la parte grasa y otro para el área seca. En la práctica, esta creencia es errónea, ya que este tipo de piel suele ser sensible y requiere de un tratamiento facial único.

Conoce las alternativas que tienes para dar un buen tratamiento facial para piel mixta y dale a tu cara el brillo que se merece.

Tratamiento-para-piel-mixta

Consejos para una limpieza facial de piel mixta

Rutina de limpieza diaria

Se recomienda lavar la cara con un jabón líquido para piel mixta dos veces al día para corregir el exceso de grasa. Siempre debe tratarse la piel con movimientos suaves o de lo contrario se podría descamar.

Evita el agua caliente

El agua caliente produce exceso de sebo en la zona T del rostro, remarca las líneas o arrugas en las áreas secas y genera las condiciones propicias para el envejecimiento del rostro.

Usa un limpiador específico

Los jabones líquidos recomendados para pieles mixtas son aquellos con textura de gel o leche, porque debido a esta composición, no generan más grasa en la piel ni la resecan.

Tónico especial

El tónico es el paso indispensable para cualquier rutina de cuidado, ya que es el encargado de devolver el equilibrio a la piel. En el caso de las pieles mixtas corrige el exceso en las partes grasas e hidrata las zonas secas.

Es imprescindible elegir un tónico facial para piel mixta, ya que los otros productos tienen propiedades astringentes que impactan negativamente, resecando la piel.

Mascarillas caseras

Además del cuidado básico del día a día, la piel mixta requiere de vitaminas que se pueden conseguir con la aplicación de alguna mascarilla facial casera con componentes naturales:

Mascarilla de arcilla

Es el tratamiento natural más recomendado para la piel grasa, ya que su función principal es absorber el exceso de grasa en la cara.

Solo debe mezclarse con agua y extender sobre la cara hasta secar. Inmediatamente, se debe retirar con agua tibia y posteriormente se recomienda pasar compresas de agua fría por todo el rostro.

Después de aplicar esta mascarilla, la piel lucirá una increíble sensación de limpieza y suavidad.

Mascarilla de sábila con miel

La combinación de estos dos ingredientes es realmente beneficiosa a la piel. El aloe vera tiene propiedades desinflamatorias y la miel es un antibacterial natural.

Primero se debe aplicar el aloe vera (si no es natural, se puede utilizar un gel) con un algodón sobre la zona T. La miel se debe aplicar en las áreas secas sin tocar la zona T. Una vez se hayan untando ambos productos, se deben dejar actuar por 15 minutos y retirar con agua tibia.

Esta mascarilla se recomienda una vez cada 15 días.

Mascarilla de arcilla con leche de almendra

Haz una mascarilla con media taza de leche de almendras y dos cucharas de arcilla para lograr una pasta homogénea. Como todas las mascarillas, 15 minutos serán suficientes para eliminar impurezas y humectar la tez.

Otras opciones caseras

¿Qué otras opciones caseras tenemos?, las recetas con fórmulas naturales que se detallan a continuación son muy beneficiosas como tratamiento facial para piel mixta:

Aguacate y miel

Extrae la pulpa del aguacate y mezcla con una cuchara de miel, aplica al cutis con la mano y déjalo actuar por 15 minutos. Luego, retira con agua abundante.

Te sorprenderán los resultados, porque verás menos puntos negros y acné. Además, la combinación le regalará un aspecto más húmedo y saludable a tu cutis.

Avena y azúcar

Utiliza estos productos naturales para exfoliaciones. Lo importante de esta rutina es que elimines las células muertas del cutis.

En el caso de las pieles mixtas, se recomienda que el tratamiento sea cada 10 a 15 días, ya que hacerlo muy seguido puede resecar la piel.

Huevo, limón y aceite de oliva

La vitamina C es fundamental para mantener limpio y radiante tu cutis. Usa un chorrito de jugo de limón junto con la yema de un huevo y una cucharada de aceite de oliva, los cuales te humectarán y reducirán los puntos negros en la piel.

Conclusión

Por su composición natural, la piel mixta amerita de productos y cuidados específicos. Cuando se utiliza un producto por primera vez, es normal que la piel reaccione levemente con algún brote o grano, pero sin embargo, esto no es una condición que debe persistir. En caso contrario, se debe recurrir a un especialista.

En el caso de los tratamientos con ingredientes naturales, las probabilidades de alguna reacción adversa son prácticamente nulas y la recomendación general es aplicarlos 1 vez a la semana o cada 15 días para aportar las vitaminas y el equilibrio natural que exige la piel mixta.

¿Y tu qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *